Pasillos Blancos

Pasillos blancos todas las mañanas, siempre con un temor y una sonrisa porque ya tengo noción de la situación y el día que pasó no se repetirá. Ya tengo información propia y sé que tengo que disfrutar el día a día y saber que esos pasillos blancos no sé cuándo se repetirán. Después de una noche llena de mucha energía y de saber que soy prisionera de las situaciones que la vida me coloca, ahora entiendo que no se trata de ti ni de mí, ya es algo de nosotros, el querer continuar sin miedo alguno porque sabes que estará ahí, es algo más significativo que el estar y no tener alguna función productiva en la vida de alguien.

Pasillos blancos de todas las mañanas, ascensores que tienen olor a tu hogar, a Caracas (donde nací), me llenan el corazón de nostalgia, pero también me colocan frente a una situación de hacerme sentir que voy por el camino correcto.

Pasillos blancos que me generan risa y mucha adrenalina. Siempre es un «chao», sin saber si te veré; esa sensación que a uno le queda después de terminar algo y de pasar un buen rato con alguien, te genera ansiedad, y como todo, generan adicción, una buena carga de energía que no sabes a dónde irá.

Pasillos blancos con sillas metálicas, a solo días de continuar con este camino que comencé a emprender fuera de mi país es lo que me lleva a continuar. Mi adicción por todo es porque me apasiono, me lleno de adrenalina, siento que el día a día me llena de información valiosa, que haré algo productivo y que podré llevar a la sociedad algo más que una buena actuación, el ser bonita o una persona con la que puedas conversar. Se trata de ligar la pasión con la adicción y ese poder mental que genera eso, esa creatividad, esas ganas de sentir que vas en la dirección correcta. Tengo mi creatividada flor de piel, día a día todo está en progreso y esos pasillos blancosestoy segura de que quedarán en mi mente por el resto de mi vida. Yo siempre siento que la vida está llena de momentos de impacto, y esas mañanas son así, cada día vas generando tu historia y vas haciendo de ti una persona que podrá controlar situaciones y manejar aquella situación que veías tan rara.

Pasillos blancos en mi mente, un olor peculiar y el sabor de tus labios al llegar a la puerta, es como estar en la escena de una película en cámara lenta, así se convirtieron mis mañanas, una repetida caminata por los pasillos blancos pero con distintos textos. Más sonrisas y más ganas de salir corriendo e irnos a una isla donde nadie pueda saber de ti. El caminar de regreso al ascensor para irme al hotel, es una sensación de satisfacción y de agradecer todo lo que la vida y Dios está haciendo que yo viva.

Pasillos blancos que al verlos me generan ansiedad, me dan tu sabor, tu piel, tu olor, tu risa, tus locuras por las mañanas, el sonido de la ducha, tu querer honesto y esa sensación de serenidad. Te veo y me gusta, solo necesito que ambos seamos una memoria llena de historia, eso es lo que quiero.

1 Comment

Leave a comment

Copyright ©  Todos los Derechos Reservados