Julia

Libro; La historia de una adicta.

Londres, 7 de enero

Una mañana fría pero bastante inspiradora, se encontraba Julia, una muchacha blanca con ojeras bastante pronunciadas, caminar poco común, cabello recogido, oscuro, chaqueta, jeans y botas negras; inspira mucha seriedad, pero a la misma vez ternura.

Vemos como camina por una calle larga de Londres, fumándose un cigarrillo; viene sin entender porqué nadie la ve, como es de costum-bre. Entra a un edificio viejo y sube al tercer piso por las escaleras; entra a su apartamento. Es ordenada, contiene retratos de su familia: papá, mamá, hermana. Se quita la chaqueta en la sala, camina a la cocina, se sirve un trago de ron y camina al cuarto; vemos como todo el apartamento es bastante bonito, con muchos libros y fotos de familiares. Al llegar al cuarto, en su mesa de noche, hay una caja de cigarrillos, una vela y un libro.

Julia vive en Londres desde hace sólo un año, que es lo que lleva de carrera; decidió irse a estudiar literatura y sueña con escribir un libro. Ella busca la manera de encajar y hacer amigos, cosa que le ha costado mucho por su apariencia, ya que dentro de todo es muy tímida. Julia se refugia en la escritura, siente que ahí pertenece. Entre una clase y otra Julia conoce a Sofía, una mujer perfectamente vestida, hermosa; para Julia era un contraste muy grande encontrar una mujer así estudiando literatura. Aunque tenía mil cosas en su cabeza, se abrió y se hizo su amiga; Sofía fue la única que se acercó a preguntarle información de la clase y aun así, Julia la sintió honesta. Julia tenía mucha ansiedad y salió de clase a fumarse un cigarro y en ese transcurrir, se puso a pensar un poco…

“¿Para qué estaré aquí? Las personas me observan como una extraña, ¿Será que notarán algo extraño en mi? La verdad tengo muchas ganas de sacar mi carrera de literatura. Quiero llegar a ser alguien en la vida, no quiero ser un peso para mi familia, quiero aportar algo a la sociedad. Pero, ¿Cómo lo voy a lograr si lo que hago es pelear todas las mañanas con estos demonios? Me lleva a un nivel de ansiedad incontrolable, es algo que me fascina, es excitante, pero a la misma vez repugnante. ¿Cómo manejo todo esto? Veo a mi alrededor y sólo observo a las personas normales, felices, con ganas de salir adelante y de emprender una vida como todos. No entiendo porqué me pasa esto a mí: tantos seres humanos en el mundo y soy yo la que tiene que pelear con los demonios y poner mi vida en peligro. Si no te tengo cerca no presto mucha atención y a veces hasta dudo de que esta carrera sea realmente lo que quiero, pero cuando estoy contigo me siento bien, veo el universo en mis manos, comprendo cada teoría y escribo como Shakespeare. Es como si algo invadiera mi cuerpo y no puedo controlarlo, sólo lo disfruto.”

En ese momento suena como una especie de timbre para reanudar las clases; Julia, desde su caos mental, entra a clase e intenta estar tranquila por mucha ansiedad que tenga. Al llegar a casa, recuerda que dejó algo escrito de la semana pasada.

255 Comments