El Azar

Aparición fortuita? ¿Y qué aparición no lo es? ¿Cuál es la lógica de las apariciones? La de la sucesión de estas figuras que forman las nubes de humo del cigarro. ¡El azar! El azar es el íntimo ritmo del mundo, el azar es el alma de la poesía. Esta mi vida mansa, rutinaria, humilde, es una onda pindárica tejida con las mil pequeñeces de lo cotidiano. ¡Lo cotidiano! ¡El pan nuestro de cada día. Los seres humanos no sucumbimos a las grandes penas ni a las grandes alegrías, y es porque esas penas y esas alegrías vienen embozadas en una inmensa neblina de pequeños incidentes. y la vida es eso, neblina. La vida es una nebulosa. ¿No es esto acaso encontrar algo? Cuando uno descubre una aparición que buscaba, ¿no es que la aparición, compadecida de su busca, se le viene al encuentro? ¿No salió la América a buscar a Colón?

Interesantes interrogantes…

La calle forma un tejido en que se entrecruzan miradas de deseo, de envidia, de desdén, de compasión, de amor, de odio, viejas palabras cuyo espíritu quedó cristalizado, pensamientos, anhelos, toda una tela misteriosa que envuelve las almas de los que pasan.

Esta es la revelación de la eternidad, de la terrible eternidad. Cuando te quedas a solas y cierras los ojos al porvenir, al ensueño, se le revela el abismo de la eternidad. La eternidad no es porvenir. Cuando morimos nos da la muerte media vuelta en nuestra órbita y emprendemos la marcha hacia atrás, hacia el pasado, hacia lo que fue. Y así, sin término, devanando nuestro destino, deshaciendo todo el infinito que en una eternidad nos ha hecho, caminando a la nada, sin llegar nunca a ella, pues que ella nunca fue.

Por debajo de esta corriente de nuestra existencia, por dentro de ella, hay otra corriente en sentido contrario; aquí vamos del ayer al mañana, allí se va del mañana al ayer. Se teje y se desteje a un tiempo. Y de vez en cuando nos llegan rumores misteriosos de ese otro mundo, de ese interior de nuestro mundo. Las entrañas de la historia son una contrahistoria, es un proceso inverso al que ella sigue. El río subterráneo va del mar a la fuente.

Vienen los días y van los días y el amor queda. Allá dentro, muy dentro, en las entrañas de las cosas se rozan y friegan la corriente de este mundo con la contraria corriente del otro, y de este roce viene el más triste y el más dulce de los dolores: el de vivir.

2 Comments

  • Paola
    Posted 14 April, 2019 7:20 pm 0Likes

    Las letras perfectas, el contexto perfecto. Amo tus letras❤

  • Keiby
    Posted 14 April, 2019 7:43 pm 0Likes

    Hermoso…! Somos de quien nos atrae, de la infinita ley de atracción. Somos del universo. Preciosa Laura, desde acá una fans que admira tu majestuoso trabajo. Ojalá puedas venir pronto a Chile… cariños. Posdata: Keiby Rojas.

Leave a comment

Copyright ©  Todos los Derechos Reservados