Discúlpame

Discúlpame 11:23 pm. Leo, mientras intento conciliar el sueño, aunque a decir verdad mi comprensión es poca en este momento, he leído la misma página de este libro unas once veces y por más sencilla que parezca, mi mente, simplemente, tiene la atención esperando ese mensaje que sabe que no va a llegar. Vaya día, pensé; empezó con el más cariñoso momento que he vivido, despertando mientras él me besaba la espalda; cada beso era una inyección de emociones nuevas directas al corazón, un espectáculo de fuegos artificiales que él no podía ver. No podía ser mejor, yo no podía estar más enamorada y se lo dejé saber, como una niña que hace caligrafía mientras dice te amo, repetida e incansablemente. Él también lo estaba, lo noté en sus ojos, su sonrisa lo delataba. El café marcaba la hora para ir a trabajar, pero ninguno se quería separar. Si me preguntaran qué nos pasaba, y yo les diese una respuesta, ¡mentiría! Pero queríamos ser uno, dos almas en una energía de amor inigualable, sonrisas de ilusión, la ley de atracción sobre conversaciones de madrugada… en resumidas palabras, no sé qué nos pasaba, pero lo que sentía no tenía precedentes. Quizás los sentimientos más profundos son aquellos que nos hacen volar más alto. Quizás también quien nos hace más vulnerables se lleva nuestros peores miedos. —¿Puedes ver la distancia de arriba a abajo, de la profundidad del sentimiento a la altura de los cielos? ¿No te da miedo caer? —pregunté. —Sí, un poco, pero será como todo vuelo, ¿no? Tiene sus altos y tendrá su turbulencia; puedes caer, claro está, pero me da más miedo no volar, y con él creo que puedo llegar al espacio y flotar. Somos nosotros los dueños y capitanes de la aeronave, nosotros decidimos el destino y cómo volar hacia él. Ahora el día que empezó con besos disparados a mansalva directos al corazón, termina con palabras que no quisimos decir y sentimientos que no corresponden a como nos queremos sentir. No me quiero sentir así… De este modo, en letras, el orgullo se despide de la noche, la tristeza acompaña al sueño, la esperanza de besos al despertar son mi anhelo, y mi único pensamiento eres tú. Discúlpame… Te amo.

>> LEER MAS

Amor

El mundo está enfermo por una razón sorprendentemente modesta: no entendemos el amor, y sin embargo estamos bastante convencidos de que lo hacemos.

>> LEER MAS

Papá

Tú mano de protección, tu voz gruesa que con solo escucharla me siento en casa, tus palabras que llenan a una hija que sueña con verte sentada en la primera fila de su vida… una vida transformada por circunstancias que hacen buscar la forma de sentirte todas las veces posibles.

>> LEER MAS

La Historia de una Adicta

Cuando la vida se te refleja ante tus ojos de maneras inexplicables, cuando sientas que estás llegando al fin, que diste tu último aliento y que no podrás avanzar más, cuando experimentas que tu alma se separa de tu cuerpo y que éste se queda inmóvil, inconsciente y asentado en el suelo, en ese momento tan solo frío, básico y desabrido en donde te preguntas constantemente ¿quién soy yo? ¿qué hago aquí? ¿yo soy éste cuerpo o sólo algo que lo observa desde afuera?, es aquí donde comenzará tu verdadera historia. Es en este punto de nuestra existencia en donde nos tomamos minutos de análisis de nuestro pasado y nuestras vivencias, las objetamos, criticamos y tomamos la decisión de transformarlas en acciones, aquellas que posiblemente en un futuro se convertirán en punto de inicio para poder renacer.

>> LEER MAS

Bienvenidos a mi mente

Bienvenidos entonces a la mente de Laura, todos pueden entrar, pero no cualquiera puede quedarse, pónganse cómodos, y no teman si sienten que no pueden salir, no hay puertas cerradas, solo ventanas abiertas con vista al mar, y el sol cayendo dándole paso a los versos nocturnos que salen de sus dedos; mientras pasen las páginas las letras te harán caricias, pero también rasguños, una dulzura ácida, un gemido escandaloso, de esos que despiertan a los vecinos, hay dos cosas que posiblemente perderás mientras lees, el pudor y la noción del tiempo, pero el tiempo no lo habrás perdido.

>> LEER MAS

Rebeldía en tiempos modernos

Las personas piensan que la rebeldía es rumbear, vestir en contra de una moda, fumar, beber hasta el amanecer, ser irreverente, llevar la contraria o discutir con tu familia.

Cuando realmente la rebeldía es tener ideas que rompan con los patrones de una sociedad. Tarde o temprano todo el mundo se rebela, sea en contra de la subida del alquiler, de las tarifas del transporte público, de las matrículas de la universidad, sea contra de la falta de comprensión en casa, la falta de oportunidades para la gente joven y creativa. La pregunta acerca de estas rebeldías cotidianas y reales es: ¿Conducen a algún sitio, sirven de algo?

>> LEER MAS

"Mi protesta lleva como insignia el conocimiento disparando con palabras sabiduría a mansalva"

CONTACTO

ENVÍAME UN EMAIL

Hablemos un poco